Puede decirse, sin exagerar, que Carlos siempre ha pintado. Empezó a esbozar a muy tierna edad y nunca dejó de hacerlo. Todas las noches, antes de dormir, toma lápiz y papel y deja vagar su imaginación, bosquejando pensamientos, sentimientos o recuerdos que algún día plasmará en un lienzo. Nacido y educado en Buenos Aires, su madre siempre lo apoyó, desde su infancia, poniendo a su disposición papel y lápices de colores. A los ocho años sorprendió a todos cuando presentó su “Caperucita Roja”, una delicada obra en tinta china que la familia atesora.

Cuando tenía nueve años su madre lo enroló en la escuela de arte de la vecindad, rama asociada a la Escuela de Bellas Artes de Buenos Aires, Argentina. Allí se familiarizó con los grandes maestros mientras aprendía técnicas tales como la xilografía, grabado, óleo, acrílico, perspectiva, proyección y artes decorativas como parte de sus estudios académicos.

En 1973 sus obras “Paisaje Interior”, Xilografía y “Oquedad Onírica”, grafito fueron admitidas y expuestas en el Salón Nacional de Grabado y Dibujo, también en Buenos Aires.

En 1975 Aubain y su familia emigraron a California donde se estableció desde entonces. Mientras se asimilaba a una cultura totalmente nueva y con la determinación de mantener sus raíces, Aubain entró en su período abstracto que representa sus sentimientos y luchas internas del momento. El Museo de Arte Moderno de San Francisco admitió y expuso sus obras “En Busca de Enigmas” y “Los Días de la Creación”, ambos acrílicos en tela.

La pintura de Aubain ha atravesado varios períodos desde sus excelentes abstractos hasta sus magníficos figurativos y desde paisajes hasta retratos, entre los cuales está el de Brígida Grau quien fuera compañera y esposa del célebre pintor peruano Michel Grau, hijo del también célebre pintor Ricardo Grau.

Su íntima relación con la naturaleza se refleja en sus series Realismo Mágico, Reino Animal y Planeta Tierra. Aubain, amante de la vida en todas sus expresiones, defiende su filosofía ambientalista y no puede dejar de expresar el amor y respeto que le merece un mundo que pareciera estar esfumándose, inquietud que lo inspira para seguir creando.

En 2004 volvió a Buenos Aires donde expuso con gran éxito en las prestigiosas galerías de arte Holz, Braque, y Bohnenkamp & Revale entre otras. En el Segundo Encuentro Nacional de Arte del 2006 obtuvo el diploma de honor por sus obras “Tahití VII” y “Tahití VIII”.

Desde el año pasado se encuentra en Lima decidido a dar a conocer su obra y está preparando varias exposiciones programadas para el año 2010. Actualmente se encuentra trabajando en su nueva serie “Amazonía” y espera tenerla lista para entonces.

Hoy en día Aubain alterna su residencia entre California, Buenos Aires y Lima, realizando también otros viajes en busca de escenarios naturales que contribuyan a plasmar su trabajo.

Carlos C. Aubain - 2010 Todos los derechos reservados